25 may. 2010

¿Todo chequeado?

Categories: , , , , ,


Fuentes, datos, información. Todo muy bien hasta la hora de la pregunta mortal que hace el editor: ¿lo tenés bien  chequeado? Y lo primero que a uno se le cruza por la cabeza y que sale de la boca sin pensarlo mucho, es: "claro". Y con tono medio ofendido, ¿cómo no lo voy a tener chequeado?

La realidad demuestra que ese "claro" no es tan transparente. Y que lo que en muchos casos consideramos chequeado está más o menos confirmado por una fuente -en el mejor de los casos- o incluso por lo que una fuente dijo que otra persona dijo. Sin embargo, la confirmación de los datos (de cualquier tipo, incluso los que parecen más triviales) es uno de los pilares del periodismo bien hecho, que incluso se vuelve más esencial en tiempos digitales.

Cuando comencé a trabajar en revista Tres -no vale calcular los años...- mis profesores luego devenidos en jefes hacían tanto hincapié en la regla de la confirmación que hasta por eso le pusieron ese nombre a la revista, debajo del cual rezaba la frase de Jorge Luis Borges: "dos es una coincidencia, tres una confirmación". Si antes la regla no escrita era confirmar al menos con tres fuentes, hoy en día deberíamos tener bastante más en cuenta este parámetros, aunque en algunos casos multiplicado. Porque, seamos honestos, ¿qué pasa cuando le erramos de pe a pa? ¿Basta con defendernos con "yo lo confirmé con tres fuentes!!? De poco sirve, le erraste igual, y en algunos casos eso puede confundir -en el mejor de casos- o perjudicar a una o varias personas.

Muchas veces creemos que esto del chequeo estricto es necesario sólo para temas o puntos muy importantes. Pero en realidad es esencial para cualquier tema. ¿Qué pasa si informamos erróneamente sobre la cifra del presupuesto que se va a invertir en educación? La diferencia entre 4,5% y 4,8% no es nada, ¿no? Bueno, son varios millones de dólares... Varias escuelas hechas, varias computadoras compradas, tal vez un ajuste del sueldo de maestros o profesores. ¿Qué tanta importancia tiene si en vez de escribir un nombre con s lo hacemos con c, o si le ponemos doble z cuando es con una? Nadie se va a morir, es cierto -ni siquiera el involucrado a quien le cambiamos el nombre- pero la falta de atención podría hacer pensar al lector que lo mismo nos puede pasar con cualquier otro dato importante.

Todo esto me vino a la mente cuando me encontré por allí con esta "Lista de chequeo" (una muy fea traducción de Checklist). De hecho, este punteo de temas debería estar siempre a mano en el escritorio, cuando nos toca comenzar a escribir. La lista fue hecha por Craig Silverman, un periodista freelance que es además el encargado del sitio Regret the error, que justamente encuentra y muestra los errores que cometemos los periodistas y los medios tan frecuentemente.
Checklist. Craig Silverman. Regret the error

Internet difunde muchos errores, pero también permite enmendar muchos otros. Mediabugs es una iniciativa similar a Regret the error, aunque enfocada en un área específica de San Francisco. Comenzó a funcionar hace muy poco y está financiada por la Knight Foundation.

Pensando en este tema, fuentes y anexos, comparto con ustedes esta nota a Andy, un periodista particular del New Yorker, cuya tarea consiste en chequear todo el tiempo lo que sus colegas escriben. No es tarea fácil, dice, y le creo.

Spread The Love, Share Our Article

Related Posts

No Response to "¿Todo chequeado?"