23 abr. 2012

La mujer más valiente de Seattle

Categories: , , ,


Los premios Pulitzer a los mejores trabajos periodísticos del año siempre dan una pista de lo que se está haciendo bien en los medios. Este año hubo varias sorpresas, incluyendo el hecho de que fueron premiados tres portales online por sus trabajos digitales -Denver Post, Pro Publica y Huffington Post. El premio a mejor feature writing (que en español sería nuestro equivalente a un reportaje con mayúsculas, bien investigado, bien estructurado y bien escrito) fue para una periodista de un pequeño medio local de Seattle, The Stranger. Desde el día en que se enteraron que el reportaje de Eli Sanders era el ganador, el semanario decidió ostentar orgullosamente en el cabezal de su sitio web, "The Stranger. Winner of the Pulitzer Prize". Y tienen razón en ostentar.

La mayoría de las veces los premios a feature writing se quedan en grandes medios, tales como el New York Times, Washington Post, tal vez AP. Esto no debe asombrar, porque son esos periódicos y agencias los que tienen el poderío económico suficiente como para financiar la aventura de embarcar a un periodista en una investigación profunda que puede tomar desde varios días a semanas y hasta meses.

Sanders hizo su reportaje con esa profundidad aunque tal vez sin tanto tiempo, basándose en un caso local que conmovió a la comunidad: la violación y asesinato de una mujer en su casa, mientras que su pareja -otra mujer- miraba y también era violada. La sobreviviente fue testigo principal en el juicio que terminó con el procesamiento de un hombre. Y la historia de ese juicio y de esa testigo, de sus memorias, de los hechos, de lo que se pudo y no se pudo comprobar, son el centro de este reportaje relativamente corto para los parámetros del Pulitzer, pero movilizador como cualquier escrito que merezca este premio.

"The bravest woman in Seatlle" conjuga una narrativa directa y al grano, con una concisión que se agradece por lo contundente del hecho; lo hemos hablado...si algo es dramático y tremendo -y qué puede ser más dramático y tremendo que ver como violan y matan a un ser amado- hacerlo más dramático y más tremendo termina atosigando al lector.

El reportaje comienza con este párrafo:
"The prosecutor wanted to know about window coverings. He asked: Which windows in the house on South Rose Street, the house where you woke up to him standing over you with a knife that night—which windows had curtains that blocked out the rest of the world and which did not?"
Un detalle ¿menor?, si había o no cortinas o persianas en las ventanas de la casa, introduce al lector al hecho pero también a la lógica de una corte de justicia. Los primeros párrafos tiene como escenario esa corte, con la testigo, los abogados, el fiscal y el jurado como personajes principales. Pronto la periodista se convierte en narradora, una contadora de historias que cuenta la de esa mujer con sus propias palabras -las de la periodista- pero basándose en lo que escuchó en el juicio y seguramente en lo que habló con la testigo y con personas de su entorno. Y así escribe: "She understood, sitting up there on the witness stand, why people might need to imagine her window coverings. But this is not what the survivor of the South Park rapes and murder had come to talk about. The mechanics, both psychological and practical, of how the attacks might have come to pass were now well beside the point. In any sense that would satisfy, they are probably unknowable".

Lean el reportaje, analicen su estructura, sus ritmos, la narrativa que elige la periodista, su forma de describir a las personas y a las situaciones. Noten que cada tanto entra en "modo diálogo", para aprovechar lo que se dijo en esa corte. Y que utiliza otros recursos para sintetizar un largo relato de horror, que fue real: "She recounted how he smelled ("clean"), what his build was like ("muscular"), his race ("black"), how much hair he had on his body ("very little"), the volume of his voice ("soft"), the speed of his speech ("medium"), and the manner in which he spoke ("Other than using the word pussy, which kind of seemed lower brow, to be honest, the rest of his speech was very intelligent")"

Spread The Love, Share Our Article

Related Posts

No Response to "La mujer más valiente de Seattle"