20 mar. 2012

Preguntas y respuestas

Categories: , , , ,



"La grabadora es la culpable de la magnificación viciosa de la entrevista. La radio y la televisión, por su naturaleza misma, la convirtieron en el género supremo, pero también la prensa escrita parece compartir la idea equivocada de que la voz de la verdad no es tanto la del periodista que vio como la del entrevistado que declaró. Para muchos redactores de periódicos la transcripción es la prueba de fuego: confunden el sonido de las palabras, tropiezan con la semántica, naufragan en la ortografía y mueren por el infarto de la sintaxis. Tal vez la solución sea que se vuelva a la pobre libretita de notas para que el periodista vaya editando con su inteligencia a medida que escucha, y le deje a la grabadora su verdadera categoría de testigo invaluable. De todos modos, es un consuelo suponer que muchas de las transgresiones éticas, y otras tantas que envilecen y avergüenzan al periodismo de hoy, no son siempre por inmoralidad, sino también por falta de dominio profesional". 
Lo anterior es parte del discurso que Gabriel García Márquez dio ante la 52º Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa. En él -los invito a leerlo entero- plantea una discusión que ya no escucho demasiado entre los periodistas. Para empezar, soy partidaria del grabador, tal vez porque en mis primeros días de periodista novatísima me ayudó a sentirme un poco más segura cuando me largaron a hacer una entrevista sola. Pero también concuerdo con García Márquez en que demasiado frecuentemente lo utilizamos ya no como un bastón sino como la silla de ruedas. Y así perdemos el hilo de lo que nos está diciendo nuestro entrevistado, y de esa manera dejamos pasar la cantidad de preguntas que no pensamos de antemano ni anotamos en esa prolija lista que llevamos con nosotros, pero que son las que seguramente podrían conducir a un título o a un pasaje jugoso de la entrevista. Ahora llevo grabador y me olvido de que está ahí. Me da la seguridad del "backup", pero casi siempre a la hora de escribir recurro más a la memoria y a las notas que tomé. Y algunas veces, cuando recuerdo que había una frase que valía la pena citar de pe a pa, busco ese pasaje en la grabación.

García Márquez tiene razón; si nos atenemos solamente a la grabación, perderemos muchas riquezas y sutilezas y ganaremos muchos errores sintácticos. El día en el que al sentarse frente a la pantalla de la PC logren comenzar a escribir el copete de una entrevista sin recurrir al grabador, seguramente estarán en el camino de conseguir un buen artículo.

Imagen: Matt Blaze (Flickr)

Spread The Love, Share Our Article

Related Posts

No Response to "Preguntas y respuestas"